Chistes graciosos

En España algún tema es candidato a ser convertido en un chiste. Así sea sobre política, cuñados, suegras o el mítico Jaimito, el repertorio de chistes pésimos (y no tan malos) no para de crecer.

Los chistes pésimos son como los gases, mejor fuera que dentro. Es algo que siempre ha defendido la humorista Ana Morgade y no le falta razón: si tienes uno hay que soltarlo, le más allá de quien le pese. Ten presente que cada chiste tiene su público y siempre va a haber quien te lo pague con una carcajada.