Chistes de Niños: Risas Incontenibles Para Todas las Edades

Los chistes de niños son una fuente inagotable de risas y alegría. Estas ocurrencias ingeniosas y a menudo inocentes pueden hacer reír a personas de todas las edades. En este artículo, exploraremos el mundo de los chistes de niños y descubriremos por qué son tan queridos por todos. Desde los chistes simples hasta los juegos de palabras ingeniosos, sumérgete en un viaje humorístico que seguramente te hará sonreír.

 

¿Qué Son los Chistes de Niños?

Los chistes de niños son bromas diseñadas específicamente para un público joven. A menudo, son simples, directos y carecen de doble sentido o humor adulto. Estos chistes son perfectos para entretener a los más pequeños y también para recordar a los adultos la inocencia y la alegría de la niñez.

 

Los Chistes Más Clásicos

  1. ¿Por qué el libro de matemáticas se puso triste?

    • Porque tenía demasiados problemas.
  2. ¿Qué hace una abeja en el gimnasio?

    • ¡Zum-ba!
  3. ¿Cómo se dice hola en chino?

    • ¡Ni hao!

 

El Poder de la Simplicidad

Lo sorprendente de los chistes de niños es su capacidad para hacer reír con la simplicidad. A menudo, se basan en juegos de palabras, preguntas tontas o situaciones absurdas que capturan la imaginación de los niños y despiertan su sentido del humor.

 

Fomentando el Aprendizaje

Además de ser una fuente de diversión, los chistes de niños también pueden ser herramientas educativas. Estimulan el pensamiento creativo y el lenguaje, ayudando a los niños a desarrollar sus habilidades comunicativas mientras se divierten.

 

Chistes para Todas las Edades

  1. ¿Qué le dijo el semáforo al coche?

    • ¡No me mires, me estoy cambiando!
  2. ¿Por qué los pájaros no usan Facebook?

    • Porque ya tienen Twitter.
Chistes de niños

La Magia de la Risa

La risa es universal y atemporal. Los chistes de niños nos recuerdan la belleza de la simplicidad y la importancia de encontrar alegría en las pequeñas cosas de la vida. Compartir un chiste con un niño puede crear recuerdos preciosos y fortalecer los lazos familiares.

 

¡Hora de Más Diversión!

  1. ¿Qué hace una abuela en el árbol?

    • ¡Raíces!
  2. ¿Cómo se llama un pez con corbata?

    • ¡Elegante!

 

Chistes en la Escuela

Los chistes de niños también son populares en la escuela, donde los niños disfrutan compartiendo risas con sus amigos y compañeros de clase. Estos chistes ayudan a aliviar la tensión y crear un ambiente divertido en el aula.

 

Risas que Unen Generaciones

  1. ¿Qué hace una abeja en el gimnasio?

    • ¡Zum-ba!
  2. ¿Cómo se dice hola en chino?

    • ¡Ni hao!

Los chistes de niños son tesoros de inocencia y alegría que pueden iluminar cualquier día. Ya sea que los escuches de un niño o los compartas con tus seres queridos, nunca subestimes el poder de una buena carcajada. Así que, ¿estás listo para compartir una sonrisa hoy?

¿Por qué son importantes los chistes de niños?

Los chistes de niños son importantes porque fomentan la risa, estimulan la imaginación y ayudan en el desarrollo del lenguaje en los más jóvenes.

¿Son solo para niños?

No, los chistes de niños pueden ser disfrutados por personas de todas las edades. La risa no tiene límites de edad.

¿Cómo puedo encontrar más chistes de niños?

Puedes encontrar una gran cantidad de chistes de niños en libros de chistes, sitios web y aplicaciones de chistes.

¿Cuál es el chiste de niños más antiguo conocido?

El chiste de niños más antiguo conocido data de la antigua Grecia, lo que demuestra que el humor infantil ha existido a lo largo de la historia.

¿Cuál es la clave para contar un buen chiste de niños?

La clave para contar un buen chiste de niños es mantenerlo simple, usar un lenguaje claro y tener un toque de imaginación y diversión en la historia.

Chistes de niños

Chistes

01. Mamá, estoy harta de que en el colegio me tiren migas de pan… ¿qué hago? -Tu no les hagas caso Paloma…

02. Papá, quiero un chandal de Nadal -Hijo, tu lo que quieres es un bañador…

03. En una heladería va un niño y pregunta -¿De qué sabores tienes los helados? -Mira ahí detrás tienes todos escritos en la pared… -¡Pues ponme uno de Cerramos los lunes!

04. He perdido a mi hijo en el centro comercial, ¿puedo usar el micrófono? -Si, claro. – ¡Libreeee! ¡Como el sol cuando amanece…!

05. Voy a llevar a mi hijo al psicólogo que tiene muchos complejos… -¿Cuál el pequeño? -No, el gordito maricón

06. Tía, dónde tienes el loro? -¿Qué loro? -Papa me dijo que íbamos a ver al loro de la tía…

07. ¿Has probado a hablar con voz de Helio? Te echas unas risas.. He, He, He … -Iba a contar un chiste sobre el bario, pero BA. Y otro sobre sodio e hidrógeno, pero… NAH

08. Marina la listilla de clase fue a la tienda el otro día por encargo de su mamá: -Buenas tardes, ¿me da sal? -Uy, pues tiene que ser fina. -Bien, me gustaría si puede hacer el favor de venderme usted un poquito de cloruro sódico.

09. Un niño está cavando un gran agujero en el jardín de su casa. El vecino lo ve y le pregunta: -¿Qué estás haciendo, guapo? -Estoy cavando una tumba para enterrar a mi pececito, que se murió ayer. -Pero ¿por qué excavas un agujero tan grande para un pez tan chiquitín? -¡Es que resulta que mi pececito está dentro del canalla de tu gato!

10. Una niña le pregunta a su madre: -Mamá, ¿cómo conociste a papá? -Puse un anuncio en una revista. -¿Ah, sí? ¿Y cuánto te costó el anuncio? -Diez euros. -¡Claro, por ese precio tampoco podías aspirar a gran cosa!

11. Le pregunta la mamá a su hijo: -A ver, ¿le has cambiado ya el agua a tu pececito? Y responde el hijo: -No hace falta, mamá, todavía no ha terminado de bebérsela…

12. En el mercado, un niño pide una docena de plátanos. -¿Tanto te gustan los plátanos, guapo? -le pregunta la frutera. -La verdad es que no demasiado -responde el niño. -Y entonces ¿por qué los compras? -¡Verá, mis padres me han regalado un botiquín de primeros auxilios, y para poder estrenarlo se me ha ocurrido tirar al suelo todas estas pieles de plátano y esperar a que alguien se caiga!

13. El niño no sabía que hacer ni en quién confiar hasta que finalmente fue a hablar con la abuela: -Abuela, ¿tienes buena dentadura? -No, hijo mío, por desgracia no. -¡Perfecto, entonces puedes guardarme los caramelos!

14. ¿Qué es la fluta? ¡Lo que clece en los álboles! ¿Cómo se sube una escalera de caracol? ¡Muuuuy lentamente y dejando un poco de baba en cada escalón!

15. Una noche de verano, un niño le dice a su padre: -¡Papá, papá, los mosquitos me quieren picar! Y el padre le responde: -¡Pues apaga la luz! Al cabo de un rato, entra una luciérnaga por la ventana, el niño se levanta asustado y corre a decirle a su padre: -¡Papá, papá, como apagué la luz, ahora los mosquitos me atacan con linternas!

16. Caperucita Roja va a visitar a su abuelita, sin saber que el lobo ya ha dado buena cuenta de ella… -Abuelita, qué ojos tan grandes tienes… -Es para verte mejor. Caperucita mira a su abuelita de nuevo y le dice: -Abuelita, qué orejas tan grandes tienes… -Es para escucharte mejor. Caperucita vuelve a insistir: -Abuelita, qué nariz tan grande tienes… -Es para olerte mejor. Y una vez más, Caperucita vuelve a la carga: -Abuelita, qué boca tan grande tienes… Al final, el lobo, harto de tanta pregunta exclama: -A ver, niña, ¿tú a qué has venido, a visitarme o a criticarme?

17. En clase de lengua, la profesora le dice a Marcos: -Marcos, construye una frase simple… -El perro ladra junto a la casa. -¿Podrías simplificarla un poco más? -¡Guau! ¡Guau!

18. Por la mañana, en clase, la profesora pregunta a un alumno: -A ver, Jorge, dime: si te doy dos conejitos, después añado dos conejitos más, y añado dos más, ¿cuántos conejitos te he dado en total? -¿Es a mí? Siete -contesta Jorge. -No -dice la profesora-. Piénsalo bien: si tienes dos conejitos, después añades dos conejitos más, y a continuación añades dos más, ¿cuántos conejitos suman? -¿Es a mí? Sientes. -Jorge, me vas a hacer perder la paciencia. Volvamos a intentarlo. Tienes dos conejitos, añades dos conejitos más, y vuelves a añadir dos más… ¿cuántos conejitos tienes? Jorge, que ya está más harto que la profesora, exclama: -¡A ver si nos entendemos, los seis conejitos que usted me ha dado, más el conejito que tengo en casa, suman un total de siete!

18. Un niño llega a casa muy contento y le dice a su padre: -¡Papá, hoy he jugado un partidazo: he metido tres goles! -¿Ah, sí? ¡Qué bien! ¿Y cómo habéis quedado? -Hemos perdido 2 a 1…

19. Papá, papá, ¿los marcianos son buenos o malos? -¿Por qué lo preguntas, hijito? -Porque acaban de entrar en casa de esa vecina nuestra tan pesada, la señora Filomena, y se la han llevado en su nave espacial. -¡En ese caso no cabe la menor duda: los marcianos son buenos!

20. Caperucita Roja camina por el bosque y por fin llega a casa de su abuelita. Entra y se encuentra a la Bella Durmiente en la cama de la abuela. -¿Y tú que haces aquí? -le pregunta sorprendida Caperucita. -¡Ay madre! ¿Tú eres Caperucita Roja? -¡Por supuesto que sí! -¡Entonces debo de haberme equivocado de cuento!

21. Una niña va a su primera clase de hípica y la instructora le dice para calmarla: -Tú tranquila… ¿Sabes qué es lo más duro cuando estás empezando a montar a caballo? -No, ¿qué? -¡El suelo!

22. Se encuentran dos vampiros y uno le dice al otro: -Oye, ¿tú cómo te llamas? -Vampi. -¿Vampi qué más? -Vamp-rito. ¿Y tú? -Otto. -¿Otto qué más? -Otto vampirito…

23. Un niño le dice a su hermana pequeña: -Has de comer pescado, te hará bien. ¡Tiene mucho fósforo! -¿Fósforo? -se sorprende su hermanita-. ¿Eso significa que me volveré más inteligente? Y el niño le responde: -Hummm… no sé si te volverás más inteligente, ¡pero es probable que te veamos mejor en la oscuridad!

24. Pinocho va con toda su clase de excursión al zoológico, y cuando llegan a la zona de los elefantes, le dice a su profesora: -¡Ajá! ¿Lo ve, señorita? ¡Parece que no soy el único que dice mentiras!

25. Una niña que no se ha portado muy bien le pregunta a su madre: -Mamá, ¿puedo ver la tele? -Todo el tiempo que quieras -responde la madre-, a condición de que esté apagada…

26. Una señora, madre de dos niños más malos que la peste, está a punto de salir de casa, y le pasa un número de teléfono a la canguro: -Éste es el número de mi madre, que es donde estaré esta noche, por si les pasara algo a los niños. La canguro pone cara de resignación y le pasa otro número a la madre. -Aquí tiene el número de mi madre… porque lo más probable es que me pase algo a mi…

27. ¡Mamá, mamá, en el cole me han llamado usurero! -Vaya por Dios, ¿y quién ha sido? -Si me sueltas cinco euros te lo digo…

28. En la consulta, un doctor tranquiliza a una mamá: -¡No tiene que preocuparse por nada, señora, su hijo está sanísimo! -Ah, manos mal -exclama la madre con alivio-. ¿Sabe?, nuestro ordenador tiene un virus, ¡y temía que también lo hubiera pillado de niño!

29. Un niño se levanta a media noche para ir a hacer pipí, y se encuentra a su padre ante el espejo del pasillo, con los ojos cerrados. -Papi, ¿qué haces aquí con los ojos cerrados? -¡Verás, es que quería sabe qué cara hago cuando duermo!

30. Dos niños ven de repente un cerdo volando por el cielo, y uno le dice a otro: -Pues cuando mi madre dijo el otro día que el jamón estaba por las nubes… ¡no me imaginaba esto!

31. La tía de Jaimito lo está regañando: -Estoy realmente enfadada contigo, sobrino. ¡Yo, a tu edad, no decía mentiras! -¿Ah, no? -responde Jaimito con impertinencia-. ¿Y a qué edad empezaste, tía?

32. La maestra dibuja un huevo en la pizarra. Cuando ha acabado enseña una fotografía de una gallina, otra de un gato, y pregunta a toda la clase: -A ver quién lo adivina ¿quién hizo el huevo? Raulito levanta la mano todo espabilado y dice: -Usted, señorita.

33. Antonio llega muy contento a casa tras su primer día de colegio. -Mamá, ¿sabes una cosa? Hoy hemos aprendido a escribir. -¡Qué bien Antonio! ¿Y qué has escrito tú? -No lo sé todavía mamá, pues no nos enseñaron a leer.

34. Estaban Pedro, Pepe y Raúl hablando de sus padres: -Mi padre -dice el Pedro- es el hombre más fuerte del mundo, pude levantar veinte kilos. -Pues el mío aún es más fuerte que el tuyo -dice Pepe- Es capaz de levantar cuarenta. -Eso no es nada -dice Raúl- mi papá levanta más de 10 toneladas. -dice entre risas- Trabaja con una grúa en la construcción.

35. La profesora le dice a una niña: -¿Qué tal, guapa, te ha gustado el primer día de colegio? -¿Cómo que el primero? ¿Es que tengo que volver mañana?

36. En el colegio, un niño muy creído le dice en plan fanfarrón a una niña: -Mi tatarabuelo luchó contra los franceses, mi bisabuelo luchó contra los ingleses, mi abuelo luchó contra los rusos, mi padre… La niña lo interrumpe y le dice: -Ya veo, en tu familia sois todos unos agitadores, ¿no ?

37. Un pececillo en una pecera observa junto a su mamá una lavadora en funcionamiento, y exclama fascinado: -¡Qué maravilla, mamá! ¿Cuándo me llevarás a montarme en la noria?

38. Una madre, que quiere comprobar cómo anda de lógica su hijita, le pregunta: -Dime en tu opinión ¿qué fue primero, el huevo o la gallina? -¡El huevo! -responde la gallina sin titubear. -¡Ah! Y ¿por qué, si puede saberse? -insiste la madre. -¡Porque es mucho más viejo! ¿No ves que está completamente calvo?

39. madre de Ricardito le pregunta cómo le ha ido el examen de historia, y él responde: -Huy, mamá, creo que el profesor se ha quedado muy impresionado. -¿Ah sí? ¿Por qué? -Porque cada vez que yo respondía, él alzaba la vista al cielo y decía: Increíble.

40. Un hombre le explica a su amigo: -¿Sabes qué? Mi familia me quiere encerrar en el manicomio. -¿Ah sí, por qué? -Porque me gustan mucho las tortillas de patatas. -Hombre, qué exagerados. ¡Si a mí también me gustan mucho! -¡Qué bien! ¡Pues ven a mi casa, que tengo tres armarios llenos!

41. Un vendedor llama por teléfono a un cliente, y le responde un niño de cuatro años. -¿Están tu papá o te mamá? -¡No! -¿Y no hay nadie más contigo? -Sí, mi hermana. -¿Podrías decirle que se ponga al teléfono? Tras un largo silencio, el niño dice: -Lo he intentado pero ¡no puede bajarse de la cuna!

42. Mamá, ¿me pones otro terrón de azúcar en la leche? -¡Pepito, pero si ya te he puesto tres! -¡Sí, pero es que se deshacen!

43. Mamá, mamá, ¿las peras son transparentes? -Claro que no. Entonces he comprado medio kilo de bombillas.

44. La señora le dice a la criada: -Enriqueta, ve al jardín, a ver qué hacen los niños, y les dices que eso no se hace.

45. Un niño muy creído le dice a su padre: -Papá, cuando sea mayor quiero ser como tú. -¿Por qué, hijo mío? -¡Para tener un hijo como yo!

46. Un niño que esconde algo tras la espalda le dice a otro: -Si adivinas cuantos caramelos tengo te doy los tres.

47. Un niño está haciendo los deberes y le pregunta a su padre: -Papá, ¿cómo se escribe campana? -Tal como suena. Y el niño escribió: Ding-dong

48. Dos mujeres presumiendo de sus hijos: -Mi hijo es muy listo, solo tiene un año y ya camina. -El mío sí que es listo, que ya tiene ocho y todavía lo llevamos en brazos.

49. Carlitos, falta un cuarto de hora -Ah, pues te aseguro que yo no lo he cogido.

50. ¿Por qué el mar es salado? Porque está lleno de anchoas

51. Estoy muy contenta: he terminado este puzzle y sólo me ha llevado 6 meses. -Pero, si eso es mucho tiempo. Qué va En la caja ponía de 2 a 4 años…

52. El Sol le pregunta a la Luna: -¿Cómo es que estás tan pálida? -Es que ayer salí de noche…

53. Una madre y su hijo están esperando el autobús, y ella le dice al niño: -Cuando el conductor te pregunte cuántos años tienes, tú le dices que cuatro, así no tendremos que pagar billete. Suben al autobús y el conductor le pregunta: -¿Cuántos años tienes? -Cuatro -dice el niño. Y el conductor le dice: -¿Cuándo cumples los cinco? -En cuanto me baje del autobús

54. Un niño le pregunta a su padre: -Papá, ¿te gustan los frutos tostados? -Sí, hijo, me gustan mucho. -Uf, menos mal, porque el huerto se está quemando.

55. Papá, Martita ha encendido el ordenador. -Bueno, déjala que juegue un rato. -Como quieras, pero cuando las llamas lleguen a tu habitación ya te las apañarás.

56. El vecino debe ser muy mayor. -Ya lo creo, es muy viejo. -¿Cuánto dirías que tiene? -Fijo no lo sé, pero según dijo mi abuelo cuando nació el vecino no había clases de historia.

57. Ven aquí hijo mío. A ver, ¿sabes cuál es la diferencia entre un bote de garbanzos y una caja de chinchetas? -No, mamá. -Esta bien. Bueno, será mejor que mande a tu hermano al mercado.

58. Mamá, ¿qué tienes en la barriga? -Un bebé, hijo mío. ¿Y quién te lo dio? -Tu papá. En esto que el niño escapa corriendo y se chiva al padre: -Papá, papá no le des más bebes a mama, ¡que se los come!

59. Venga, Pepito, ve a lavarte que a lo mejor viene a visitarnos tu tía. -Sí, hombre, ¿y si luego no viene, qué?

60. Un niño le pregunta a su madre: -Mamá, ¿cuál es mi fecha de nacimiento? -El 15 de julio. -Anda, como el día de mi cumpleaños.

61. ¿Has entrado alguna vez en el laberinto? -No. -Pues no sabes lo que te pierdes

62. ¡Joaquín!, ¿no te da vergüenza? ¡Te has comido todos los churros y no has dejado nada para tu hermana. -Claro que sí mamá, me los comí por eso, pensaba que podía llegar de un momento a otro.

63. Una madre le dice a su pequeño: ¡Vamos, haz el favor de tomar te la sopa, si no llamaré al hombre del saco! -Bueno vale, si él quiere comérsela me parece bien.

64. Mira, una piedra preciosa. -Pero si es un ladrillo. -Bueno, ¿y qué? A mi me gusta.

65. Estaban 2 niños jugando y de pronto se ponen a razonar: -Oye Iván, ¿tú sabes quien es Satanás? -No estoy seguro pero probablemente sea papá. Ya ves lo que pasó con el Ratoncito Pérez y con los Reyes Magos.

66. Esto era el número 10 que no tenía suerte y se encuentra con el número 1, que le da consejo: -Para se como yo tienes que ser sincero.

67. Hay una herramienta que es muy divertida, y esta es la escoba por qué porque siempre va riendo

68. Prueba a meter un papel amarillo en el mar negro. ¿Adivinas como sale? Mojado

69. Papi, otra vez me han abucharado en el cole, ahora me llaman envidioso. -No te preocupes, que les den bien por detrás. -¿Y para mi qué?

70. Era un niño que viene llorando porque una señora le ha pegado. Va la madre ver que ha pasado y dice la señora: -Es un maleducado, me ha llamado vieja. -¿Y cree que pegándole va a rejuvenecer?

71. Adivinanza: ¿Quién era el que decía: vayamos al grano? -El dermatólogo

72. Mamá, mamá, ¿por qué papá tiene poco pelo? -Porque es muy listo. -Entonces ¿por qué tu tienes esa melena? -Bueno, déjate de preguntas y cómete el caldo.

73. Había una vez un niño que tenía la cabeza tan grande que tenía dos piojos y no se conocían.

74. Un padre enfadado lee las notas de su hijo: -Matemáticas, cero; Geografía cero; Lengua, cero… ¡Hombre, por lo menos, aquí hay un diez! -Sí, papá, son las ausencias injustificadas.

75. Le dice David a otro niño: -Yo siempre he sido muy listo: con 10 meses ya andaba. -¿Y a eso lo llamas ser listo? Yo tengo doce años y todavía me llevan en brazos.

76. Martina le pregunta a David: -Oye, ¿cómo sacarías a un burro de un pozo? -Y David responde: -¿Con una cuerda? -No, mojado.

77. A David le dice su madre: -Oye, David, ¿quién se ha comido las uvas de este plato? -Se las he dado a un chico que tenía hambre. -Muy bien, hijo mío. Tienes un corazón muy generoso. ¿Y quién era ese chico? -Era yo, mamá.

78. La madre de David le dice: -Niño, no comas más pasteles, que vas a reventar. -Pues dame otro y apártate.

79. Caperucita Roja va caminando por el bosque y se le aparece el Lobo Feroz. -Caperucita, Caperucita, ¿qué llevas en la cestita? -Una espada ninja para cortarte por la mitad si te acercas un paso más. Y el Lobo dice: -Caramba, sí que ha cambiado el cuento.

80. Martina le dice a su madre: -Mamá, ¿te acuerdas del jarrón chino que se transmitía de generación en generación en nuestra familia? -Sí. -Pues mi generación lo acaba de romper.

81. Le pregunta la señorita Pepita a David: -¿Por qué es famoso Colón? -Por su memoria. -¿Por su memoria? -Lo he visto en un monumento que dice: A la memoria de Colón.

82. Le pregunta Martina a David: -Oye, ¿los cerdos comen azúcar? -Claro. ¿Cómo piensas si no que se hace el jamón dulce?

83. Un niño regresa a casa del cole y le dice a su madre: -Mamá, hoy hemos aprendido todos los meses del año. -Ah, ¿sí? ¿Y qué más? -Y los del año que viene.

84. Dos niños van a pasar algunos días junto a su abuela. Por la noche, antes de acostarse, rezan sus oraciones. Después, a grito pelado, uno de ellos dice: -Señor, acuérdate de traerme un bonito juego de ordenador, porque mañana es mi cumpleaños. -Pero ¿por qué gritas tanto? El Señor no está sordo. -El Señor no, peor la abuela sí.

85. Un niño vuelve contento a casa de su primer día de colegio y dice: -¡Ya sé escribir, ya sé escribir! -¿Qué has escrito, hijo mío? -No puedo saberlo, porque todavía no sé leer.

86. Dice la abuela María a su nieta Martina: -Ahora que he aprendido a decir pinícula, le llaman flim

87. Le dice un niño a su padre: -Papá, papá, llévame al circo. -No hijo. Quien quiera verte que venga a casa.

88. Le dice una madre a su hijo: -¡Hijo mío! ¿De dónde vienes tan sucio? ¿Te has caído en la calle? -Sí. -¡Pobrecito! ¿Has llorado? -No, no había nadie.

89. Cuando David llega a su casa su madre le pregunta: -¿Qué tal, David? ¿Has aprendido mucho en el colegio? -No creo, porque tengo que volver mañana.

90. David le pide tres euros a su madre, que le pregunta: -¿Qué hiciste de los tres que te di ayer? -Se los di a una anciana de la calle… -Así me gusta. Al día siguiente, David vuelve a pedir dinero: -Mamá, ¿me das dinero para aquella viejecita? -Pero ¿por qué te interesas tanto por esa pobre mujer? -Es que vende helados.

91. Le dice un tonto a otro: -Oye, ¿por qué te has dejado el bigote? -Para saber dónde tengo el labio de arriba.

92. Que le dice un diente a otro: -¿Sabes quién es el diente más guay?. Y el otro dice: -¿Cuál es? -El Molar

93. En el paleolítico, un niño le entrega las notas del colegio a su padre. -A ver, Caza mayor, cero. Bueno, los bisontes van muy rápidos, ya aprenderás a cazar mejor el próximo curso. Pintura, cero. Bueno, podemos pasar sin tener la cueva decorada con pinturas rupestres. Pero Historia, ¡cero!, no tienes perdón. ¡Si el libro solo tiene una página!

94. Le pregunta David a Martina: -¿De quién es esta mermelada? -Mitad de mi hermano y mitad mía. -¿Me das un poco de la tuya? -No puedo; la mía es la que está en el fondo del tarro.

95. Un esqueleto entra en un bar y dice: -Una limonada y una fregona.

96. Le pregunta Ana a su hijo: -A ver, hijo, ¿qué es un egoísta? -Un egoísta es alguien que nunca piensa en mi.

97. Le pregunta Martina a un amigo en el parque: -Oye, ¿qué son estos gritos que salen de tu casa? -Es mi abuelo, que está riñendo a mi padre, porque no sabe hacerme los deberes.

98. Le dice David a Martina: -Mi madre ha venido de Londres y me ha traído una muñeca que dice I love you. -Pues mi padre me ha traído una cuchara de plata que dice Hotel Ritz

99. Le pregunta la señorita Pepita a Martina: -Martina, ¿tú rezas antes de comer? -No, profe. Mi madre cocina bien.

100. Le pregunta David a Martina: -¿Tú sabes qué animal come con la cola? Martina se queda muda. -Todos. ¡Porque ninguno se la quita para comer

101. Martina está leyendo un libro de historia y le pregunta a su madre: -Mamá, este libro dice que antes no existía el dinero y que las cosas se pagaban con frutas, cabras, vacas, gallinas… -Pues sí, es verdad, hija mía. -¿Y cómo cabía todo eso en un monedero?

102. Un excursionista va paseando cerca de un barranco y le pregunta a un campesino que estaba por allí: -Oiga, ¿aquí no había antes un letrero que decía peligro? -Sí, pero lo quitaron porque no se caía nadie.

103. Le pregunta David a su padre: -Papá, papá, ¿me haces el problema de matemáticas? -No, hijo, no estaría bien. -Bueno, inténtalo de todas formas.

104. Un hombre entra con su hijo en una confitería. Al irse, el dueño de la tienda le regala un caramelo al niño. El padre, para demostrar que su hijo es educado, le dice a este: -¿Qué se dice? Y el niño contesta: -¡Ah!… ¡Que tengo nueve hermanos, a ver si me podría dar algo para ellos!

105. ¿Cuál es el diminutivo de gallina? -Pollito, ignorante.

106. Le pregunta David a Martina: -Oye, ¿es verdad que las zanahorias son buenas para la vista? -Claro. ¿O has visto alguna vez un conejo con gafas?

107. La madre de Caperucita le dice a su hija: -Caperucita, ve a casa de la abuelita a llevarle una cestita, con un pastel y una jarrita de miel. Pero sobre todo, cuidado con el lobo. Cuando Caperucita regresa, le pregunta la madre: -¿Qué tal el viaje, Caperucita? -Señora de Feroz.

108. David y Martina están descansando en el sofá. Entra la madre de David y pregunta: -David, ¿qué haces? -Nada. -Y tú, ¿Martina? -Yo lo ayudo.

109. ¿Sabes que hace el número 59 después de correr? -Pues sesenta

110. En un saloon, un vaquero le dice a su amigo: -¿Sabes que el sheriff ha muerto de un ataque? -¿De corazón? -No, de indios.

111. Papá, me voy a Rusia. -Vede donde quieras, pero a las once en casa, ¿eh?

112. Le dice un niño muy bestia a su madre: -Mamá, hay un niño en clase que me llama mafioso. -No te preocupes. Mañana iré a hablar con él. -Vale, pero que parezca un accidente.

113. Un niño pequeño le dice a su tía: -¡Tía, tía, ya sé contar con los dedos de una mano! -Ah, ¿sí? A ver. -Mira: un dedo, un dedo, un dedo, un dedo y un dedo

114. La señorita Pepita pregunta en clase: -A ver, Martina, ¿cuántas son tres manzanas más cuatro manzanas? -Con manzanas no se lo puedo decir, profe, porque yo he aprendido a contar peras.

115. Un niño está comiendo caramelos; se le acerca otro y le dice: -¿Me das un caramelo? -Toma. -¿Tienes más? -No, tengo menos

116. Martina le dice a otra niña: -Mira, esa es mi abuela. -¿Materna? -No, paterna, ¿no ves que tiene bigote?

117. Unos niños van de visita a unas ruinas romanas y la señorita Pepita les dice: -Estas ruinas tienen 3000 años. -Imposible. Si estamos en el 2017.

118. Le dice el niño David a su madre: -Mamá, me acabo de cortar un dedo. -Pues chúpatelo. -Es que no lo encuentro

119. ¿Sabes por qué los enanos gallegos duermen en el hospital? -No, ¿por qué? -Porque es el único lugar en donde encuentran camillas.

120. ¿Usted maltrata a sus hijos? -Cuando se portan mal les doy o tres patadas, pero sin gritarles ni maltratarlos, ¡ojo!

121. Una niña le pregunta a su mamá embarazada: -Mamá, ¿qué tienes en la barriga? -Agua, hija mía -Pues saca al niño, que se debe estar ahogando.

122. A ver Pepito, ¿Dónde se encuentra Macedonia? -En el postre y estaba compuesta por diversas frutas, azúcar y jugo de naranja.

123. Una niña le pregunta a su mamá: -Mamá, ¿cómo nacen los niños? -Un día fui al jardín, cogí la flor más bonita, la puse en una caja y la forré de amarillo, esperé 9 meses, luego abrí la caja y ahí estabas tú. La niña que quería tener un hijo hizo lo mismo, esperó 9 meses, abrió la caja y salió una cucaracha, y la niña dice: -¡Si no fueses mi hija ya te hubiese dado un pisotón!

124. Llega un niño con su papá y le dice: -¡Papá, el entrenador del equipo dice que soy una promesa de Gol! -Qué bueno hijo, ¡Vas a ser un gran delantero! -No papá, soy portero.

125. Estaban dos niños hablando de sus papás, y uno de ellos le dice al otro: -¿Conoces el canal de Panamá? Y el niño responde: -Sí. -Bueno, lo excavó mi papá. Y el otro niño o se quería dejar ganar y le dice al otro: -¿Y tú? ¿Conoces el mar muerto? -Sí. -Bueno, lo mató mi papá.

126. El pequeño está jugando en el patio cuando su mamá le grita desde la cocina: -No juegues en la tierra… Y el niño se fue a la Luna

127. Un niño vuelve de la escuela y al entrar en casa la madre se da cuenta que tiene un ojo amoratado, echando sangre y por la nariz, con varios rasguños en la cara y con la ropa toda sucia; señal de que el niño había participado en una pelea. Mientras al madre le curaba las heridas, el niño dijo: -¡Qué manera de pelear, mamá! cuando desafié a Juan la semana pasada y le dije que podía escoger las armas… ¡Caramba! Jamás pensé que iba a escoger a su hermano mayor.

128. Un niño de cinco añitos fue a conocer al bebé recién nacido de su vecino y después de observar la carita arrugada y rojiza del bebé, por un largo tiempo, dice con tono de seriedad: -Ahora comprendo por qué su mamá lo llevaba escondido debajo de la ropa.

129. Una madre, al tratar de explicarle a su hija el significado de la palabra milagro, le dice: -Imagínate que te caes por las escaleras y no te sucede nada. ¿Qué sería eso? -Eso sería tener suerte, mami. -Imagínate que te vuelves a caer por las escaleras y tampoco te lastimas. ¿Sigue siendo buena suerte? -No, mami, eso sería muy buena suerte. -Pero, ¿y si te vuelves a caer una tercera vez por las escaleras y no te pasa nada? -Bueno mami, eso ya sería cuestión de práctica.

130. Había dos hermanos, uno de 5 añitos y otro de diez años, que estaban jugando: -Te doy 5 € si dejas que te rompa tres huevos en la cabeza -le dice el hermano mayor a su hermanito. -¿Me lo prometes? -preguntó el hermano dudoso. -¡Te lo prometo! -respondió el hermano mayor. Muerto de risa, el hermano mayor, rompió los dos primeros huevos en la cabeza de de su hermanito. Mientras el hermanito permanecía quieto por un corto tiempo, para que el líquido del huevo no le ensuciara la ropita, le pregunta a su hermano mayor: -¿Qué pasa con el tercer huevo? Y el hermano mayor le responde: -Ni que fuera tonto, ese me cuesta 5 €.

131. Un niño ve cómo su madre se maquilla: -Mami, ¿para qué haces eso? -Para estar más guapa, hijo mío. El niño se queda esperando hasta que la madre termina y entonces, con cara de desilusión, le dice: -¡Qué pena, el experimento no ha salido bien!

132. Un padre y su hija están en el ballet, y a la niña le dice: -Oye papá, mira a esas bailarinas. ¿Por qué les hacen andar de puntillas? Deberías escogerlas más altas

133. Cuando mi padre estaba trabajando en el jardín, mató a un enorme rata y él deseando que la noticia no llegara hasta los vecinos, nos dijo a nosotros, sus hijos, que eso era un secreto de familia, ya que las ratas eran cosas horribles y sucias. El padre no tardó en enterarse que su hijo de cinco añitos le había dicho a su profesora en clase: -Tenemos un secreto de familia, pero no lo puedo contar, porque es algo horrible y sucio.

134. RIIING!!! RIIING!!! -¿Es la carnicería? -Sí, dígame -Tiene muslos de conejos, orejas de cerdo y cabeza de vaca? -Sí. -¡Pues debe de trabajar en algún circo!

135. Llama un vendedor por teléfono a un supuesto cliente y contesta un niño de 4 añitos: -¿Está tu papá o tu mamá? -preguntó el vendedor. El niño le contestó que no se encontraban en casa. -Entonces, ¿hay alguien más en casa? -Sí, mi hermana. -¿Le puedes decir que se ponga al teléfono? -le dijo el vendedor. Hubo un silencio durante un largo tiempo. Al fin el vendedor volvió a escuchar la voz del niño: -No puedo sacarla de la cuna

136. En la maternidad: -Felicidades, señor, han sido trillizos. -Sí, ¡es que tengo una chimenea…! -Pues a ver si la limpia porque han salido negros.

137. En el jardín de infancia la maestra a Pepito: -Pepito, ¿llegan antes los difuntos o Navidad? -Señora maestra, quizá Navidad no venga con mucha prisa, ¡pero creo que los muertos no vendrán nunca!

138. La niña pregunta a su madre: -Mamita, ¿puede una niña de mi edad tener hijos? La mamá reflexiona un momento y, luego, contesta: -Sí, querida, es posible. En Perú una niña con sólo cinco años ha tenido un bebé. Y la niña para sí: -¡Mecachis!

139. Mamá -pregunta el siempre sorprendente Pepito-, dime la verdad, ¿a que los niños los trae la cigüeña? -Pues claro Pepito. -Entonces ¿qué haces tú ahí en la cama con papá?

140. Pepito, que duerme al lado de sus padres, se cae al suelo desde la cama. Sus padres continúan divirtiéndose demasiado, sin dejar de hacer el amor. Pepito se levanta, tocándose la dolorida cabeza y protestando: -¡Qué absurdo… Venga a hacer nuevos hijos y ya quieren matar al viejo!

141. Pedrito regresa del colegio con los ojos amoratados. -¡Ya te has peleado otra vez! -exclama su madre-. ¿Cuántas veces te he de decir que cuentas hasta diez cuando tengas ganas de pelear? -Sí -se lamenta Pedrito-, ¡pero es que la mamá de Pepito a él le ha dicho que cuente hasta cinco!

142. La joven madre ha tomado toda clase de precauciones para asegurar un ambiente higiénico a su pequeño. Hasta los cuatro meses de edad todos los visitantes han tenido que llevar una mascarilla quirúrgica. Un día le dice a su marido: -Sandro está echando el primer diente, y supongo que debo examinarle muy bien para estar segura. -Bueno, querida, mi madre acostumbraba a meter el dedo en la boca de mis hermanitos pequeños y… Advirtiendo la expresión aterrorizada de su esposa, añade muy deprisa: -¡Bueno, ante se hervía el dedo… !

143. Un padre llama a su hijo de 11 años y le habla en tono solemne. -Hijo, ya tienes edad suficiente y ha llegado el momento de que hablemos de hombre a hombre sobre los temas sexuales. -Me parece muy bien papá… ¿Qué quieres que te explique?

144. Un niño observa ávidamente a sus padres por el ojo de la cerradura. De pronto se vuelve y exclama: -¡Joder! Y luego me dicen a mí que no meta el dedo en la nariz!

145. Mamá, ¿por qué las mujeres se visten de blanco en las bodas? -Porque es el día más feliz de su vida. -Ah, ya se porque los hombres se visten de negro.

146. Una mujer visita al médico con un niño en brazos. -Doctor, estoy desesperada. El nene llora día y noche. El médico examina a la criatura y no encuentra nada anormal. Luego, ordena a la mujer que se quite la blusa, y dice, tras examinar los pechos, con seguridad: -¡Ahora lo entiendo, señora! ¿Cómo no quiere que el niño no llore, si usted no tiene ni una gota de leche? -¿Y cómo quiere que yo tenga leche si no soy su madre? ¡Soy su tía!

147. Un albañil se encuentra en una viga a treinta metros del suelo. De repente, observa en la vida contigua a un niño que se tira al vacío, llega abajo y, aparentemente indemne, vuelve a subir. El albañil, muy extrañado, pregunta al chaval: -Oye, niño, ¿se puede saber cómo lo haces? -Es muy fácil. Cuando llego al primer piso empiezo a agitar los brazos y vuelo; ya verá, pruébelo… El albañil, convencido, se tira y se pega un tremendo batacazo. El crío, que no se ha perdido detalle de la escena, comenta por lo bajinis: -La verdad es que para ser un ángel tengo muy mala hostia.

148. Una joven mamá se asusta un día al escuchar el vocabulario tan grosero de su hija. Cuando le pregunta quién le ha enseñado esas palabrotas, la niña le descubre que las ha aprendido de una amiguita con la que juega en el parque. Al día siguiente, la joven mamá va al parque, localiza a la jovencita mal hablada y le pregunta: -¿Eres tú la niña que dice esas palabras tan feas? -¿Quién se lo ha dicho? -Un pajarito -contesta la mamá. -¡Serán desgraciados esos picos de mierda! -salta la pequeña- ¡Y yo que les doy de zampar todos los días a esos hijos de …!

149. El pequeño ya había cumplido los siete años, y todavía no conseguía hablar bien. El pobre iba dándole la lata a todo el mundo preguntándole: -¿Pol qué no pelo hablal mien como toos? Un día le hizo la pregunta al cartero, y obtuvo esta respuesta: -Tállate a boca …! ¿Ez que quieles que nos maten a los dos … ?

150. Juanito: -Mi tío es cura, y cuando todo el mundo le ve le llama Padre. Luisito: -Mi tío es cardenal, y todo el mundo le llama Eminencia. Jorgito: -Mi tío pesa ciento ochenta kilos, y todo el mundo que le ve le dice: -¡Dios mío!

151. Llega el sexto cumpleaños de Rafita y sus padres que son muy liberales y progresistas piensan en educarlo en materia sexual, aunque no saben cómo. Entonces recurren a un médico amigo y tras varias horas de teoría le preguntan: -¿Qué tal? ¿Lograste entender todo? -Pues sí -dice Rafita- aunque no se bien qué tiene que ver conmigo. Yo lo que quiero es ser astronauta.

152. Mamita, ¿a qué hora nací yo? -A las tres de la madrugada. -Lo lamento. ¡Espero no haberte despertado

153. Padre: -¿Por qué pegas a tu hermanito? Niño: -Porque se ha bebido todo el frasco de tinta y ahora no quiere comerse un pliego de papel secante.

154. El niño llega muy pensativo a su casa después de lo que ha oído en la escuela. -Mamá, ¿es cierto que cuando uno se muere se convierte en polvo? -Claro que sí, hijo. El chico se retira a su dormitorio nada más cenar. Después, se escuchan sus gritos: -¡Mamá! ¡mamá! ¡Debajo de mi cama hay un muerto!

155. En una escuela de Suecia dos niños charlan: -¿Sabes que ayer me equivoqué en el examen? -¿Cómo, si te sabías muy bien la lección? -Fíjate, respondí que el preservativo se utiliza después del acto.

156. Johnny, de quince años, está desayunando con su padre. -Papá, me vas a disculpar. Ayer por la noche saqué tu coche del garaje para llevar a un amigo hasta su casa. -Ya lo sé, querido. -¿Cómo lo sabes? ¿Estabas despierto tan tarde? -No. Pero acabo de encontrar el sujetador de tu “amigo” en el coche.

157. Carlitos le pide a su madre un euro para un viejecito. -Está bien, cógelas del monedero. ¿Qué hace ese viejecito? -Mira, mamá el pobre se gana la vida vendiendo helados…

158. ¿A quién te pareces más, queridito, a papá o a mamá? -Muy fácil, tía: ¡en lo de arriba, a mamá, y en lo de abajo a papá!

159. En el jardín de infancia un nene le dice a una nena mientras se baja los pantalones: -¿Te das cuenta de que yo tengo algo que tú no tienes? -Sí, ¡Pero mamá me ha dicho que con lo que yo tengo puedo tener mucho más de lo que tienes tú!

160. En la escuela la profesora intenta explicar qué es la “responsabilidad”, y pide a los alumnos un ejemplo. Contesta Rafaelito: -En la bragueta de mi pantalón faltan dos botones. Sólo me queda uno: ¡éste tiene toda la la responsabilidad…!

161. Dos niños montan en un triciclo tan deprisa que caen al suelo. Llorando la niña se baja las braguitas y le muestra a su amiguito dónde le duele. Tomasí se agarra la cabeza y exclama: -Dios mío! ¡Vamos rápido a casa a contárselo a tu mamá… Te lo has cortado todo…!

162. Un hombre corre detrás de un autobús, resbala y cae en un charco de agua sucia. Una chica que le ve, se burla con recochineo: -¿Qué pretende usted darle alcance nadando?

163. Un pequeño de apenas siete años camina feliz por la calle muy bien vestido, y le pregunta un señor: -Vas muy elegante, ¿a dónde vas? -Voy a graduarme. -¿Te vas a graduar tan pequeño? -sí, voy a graduarme la vista.

164. Oye papá. ¿Es verdad que los humanos tenemos casi el sesenta por ciento de agua en el cuerpo? -Así es. -Pues entonces llama a mamá, porque el bebé se le ha salido todo el agua y ha empapado la cuna.

165. Un niño regresa de vacaciones y comenta con sus amigos: -Y en Alaska me divertí muchísimo con la nieve. -Oye, ¿y es verdad que en Alaska también hay pobres? -Sí, pro hace tanto frío, que las limosnas las piden por correo.

166. Mi padre compró ayer un coche. -Ya lo vi, es muy chiquito. -Para cinco personas. -¿Cinco personas?, no las aguanta, es muy viejo. -Bueno, mi padre conduce y nosotros lo empujamos.

167. Le dice la mamá a su hijo: -Mira, van a venir tus primos a jugar contigo. -Ya lo sé mamá, por eso he escondido todos mis juguetes.

168. Dice un niño a su maestro: -Cuando sea mayor, me casare´con una mujer hermosa. -¡Claro, no seas tonto! ¿Quién va a casarse con un hombre? -Mi hermana, profe.

169. Entre dos niños. -Oye Pablo, ¿no sabías que todas las personas tenemos un pie más chico que el otro? -¿Ah sí? Pues yo todo lo contrario, tengo un pie más grande que el otro.

170. Un muchacho entra en una librería y pregunta: -¿Tiene usted un libro titulado: “Tres fórmulas para estudiar?” -No, pero tengo este: “Tres caminos para que no te expulsen”.

171. Dos niños hijos de médicos especialistas: -Mi papá es cardiólogo. -Pues mi papá es cirujano plástico de animales. Ayer, por ejemplo, operó a un conejo y lo convirtió en perro.

172. Papá, ¿te acuerdas de que me ofreciste una bicicleta si salía bien de los exámenes? -Sí hijo. -Pues fíjate si tienes suerte, que no vasa tener que comprármela.

173. El alumno llega tarde a clase y el profesor vuelve a llamarle la atención: -¿Qué pasa contigo, Paco?, ¿se puede saber por qué llegas tarde otra vez? -Porque me caí del autobús. -¿Ah, sí? No creo que hayas tardado tanto en caerte. -Es que me caí muy despacito, muy despacito.

174. El pequeño Raúl termina de comer una hamburguesa y limpia el plato con su pañuelo. Su madre le riñe: -¿Por qué limpias el plato con tu pañuelo? -No te enfades mamá, el pañuelo ya estaba sucio.

175. En la antigua Roma, una madre preguntaba a su hijo: -¿En qué estás pensando? -En lo que dijo un niño romano. -¿Qué dijo? -Que los cristianos somos muy pobres… Porque ellos tienen muchos dioses y nosotros sólo tenemos uno.

176. Una niña le pregunta a su abuelita: -Oye abuelita, ¿cuántos dientes tienes? -Ni uno solo. -¡Uy, qué bien! Entonces guárdame tú mis caramelos.

177. Juan le pega una pedrada a Jaimito y éste le dice: -¡Ya verás, te voy a acusar al maestro! -¿Por qué si tú tuviste la culpa?, ¡yo sólo me defendía! -Sí, pero tú me diste y yo no acerté

178. Un niño tragón le dice a su madre: -¡Mamá, quiero que me frías veinte huevos! -¿Te vas a comer veinte huevos fritos? -No mamá, solamente elegiré los dos huevos fritos que te queden mejor.

179. Era una niña tan animosa, tan animosa, que se compró libros, cuadernos, lápices y mochila para ir a la escuela, y apenas hacía dos meses que había nacido.

180. Anoche fui a uno de esos lugares en donde sólo permiten la entrada a niños muy bien educados, elegantes e inteligentes. -¿Y cómo te fue? -No me dejaron entrar

181. Dos niños a los que les gustaba dibujar y pintar decían: -Estoy muy adelantado en mi clase de pintura, con un solo trazo puedo cambiar una cara risueña en una que llora. -Mi madre lo mismo, con una sola bofetada que te dé.

182. ¡Tengo el corazón hecho pedazos! -Te presto mi pegamento para que lo pegues.

183. Un niño pobre le decía a uno rico: -¿Sabes cuál es la diferencia entre tú y yo? -Dímela. -Pues que tú pones los zapatos a los Reyes Magos para que te pongan juguetes y yo para que les pongan medias suelas.

184. Una niña deja un recado a su vecino: “Jamás esperes que sea tu amiga… pero puedes intentarlo”

185. Un niño deja una nota a sus amigos: “Cuando me veáis muy serio, no creáis que estoy pensando. Me pongo así cuando estoy tonto, lelo o idiota”.

186. Carta de un niño rico a Santa Claus: “Esta vez no voy a pedirte mucho, únicamente un poco de dinero para mis golosinas, otro para dulces, algo más para mis juguetes preferidos, suficiente para otro capricho, un millón para gastarlo en lo que me dé la gana y un poco para todo lo demás.”

187. Reflexión de un niño al despertar: -¡Este es un día verdaderamente maravilloso! ¿Quién será el bobo que e lo estropeará?

188. Una niña a un niño: -Si sabes que nunca te haré caso… ¿por qué insistes en mirarme con ojos de borrego triste?

189. ¿Qué es un agujero? -Un señor que vende agujas.

190. Una anciana muy, pero que muy arrugada y encorvada toca la puerta de una lujosa casa y abre un niño. -Buenos días, hijito, vengo a recoger los juguetes que tu madre va a dar a una niña pobre. -Pero yo le dije a mi mamá que tenía que venir a por ellos la más pequeña de la familia. -Yo soy la más pequeña, hijo.

191. Un ministro tuvo que recibir a un grupo de niños que venían desde otra ciudad y le preguntó a uno: -¿A qué hora habéis salido de vuestra ciudad? -A la necesaria -contestó el niño- para estar aquí en este preciso momento.

192. Una niña le dice a otra: -Me han hablado tanto de ti que estoy ansiosa por conocer tu propia versión.

193. ¿Sabéis que los hipopótamos expulsan sus gases por la boca? ¡Qué curioso! ¿verdad? Una niña le dice a otra al oído

195. En el recreo, una niña le reclama a su compañera. -Mira, esta torta que me regalaste está medio podrida. -Pues, cómetela pronto antes de que se estropee más.

196. El maestro le dice al padre del alumno: -Las calificaciones de su hijo son muy bajas, pero en cambio es el niño más honesto y el menos tramposo de toda la escuela. -¿Está seguro, profesor? -Sin la menor duda. Con las notas que saca, es imposible que haya copiado de otro.

197. Le traigo a mi hijo, doctor. Noto que no pronuncia las erres. -¿Desde cuándo sucede? -Desde siempre. -Veamos. ¿Cómo te llamas nene? -Pedo.

198. Papá, tres niños me han pegado en clase. -¿Y tú te has vengado? -Claro que me he vengado, ¡es que si no me vengo, me matan!

199. Le preguntan a una madre: -¿Cómo hace para saber si el agua del baño del bebé está a la temperatura ideal? -Si el niño se pone morado, es que el agua está fría. Si se pone rojo es que está caliente.

200. Papá, ¿tú crees que da mala suerte casarse en martes y trece? -No. Yo creo que es peor casarse en jueves y quince.. -¿Por qué? -Porque yo me casé ese día

201. Un dia un niño y su madre fueron a una piscina y el niño tenía traje de baño nuevo y dice: -mama, puedo ir a nadar? -Sí hijo pero no te mojes.

201. Mira hijo, el hombre que no dice las cosas de un modo que todos las entendamos es un idiota, ¿me has comprendido? -No papá

202. Dime, papá, ¿por qué se necesitan testigos cuando un hombre se casa? -¡Ay, hijo mío!, porque sin testigos nadie lo creería.

203. Yo afirmo que el hombre que tiene seis hijos se siente más satisfecho que el que tiene seis millones. -¿Tú crees? -Claro, porque el de los seis millones todavía quiere más.

204. Mis padres me acaban de echar de casa. -Pero, ¿por qué Pepito? -Porque dicen que soy un aprovechado, y porque tengo 40 años, y no sé qué tonterías por el estilo.

205. ¿No me prometiste que te portarías bien? -Sí, papá. -¿Y no te prometí yo que en caso contrario te daría una paliza? -Sí papá, pero como yo no cumplí mi promesa, tampoco es preciso que cumplas tú la tuya.

206. Un hombre ya mayor le dice a un amigo: -Al fin he comprendido que mi padre siempre estaba en lo cierto y por eso he acabado dándole la razón. Lo malo es que mi hijo tardará cuarenta años en dármela a mí.

207. La profesora de matemáticas dice a sus alumnos: -Para mañana quiero resueltos los problemas de quebrados, de decimales y de regla de tres. ¡Todos!, ¿entendido? Y se oye una voz muy bajita, que dice: -Pobre papá.

208. Un niño a otro: -Lo que nuestros padres hacen con nosotros es absurdo. Primero nos enseñan a hablar y andar, y luego quieren que estemos callados y quietos.

209. Pepe, deberías llevar los niños al zoo. -¡Mujer, los he llevado montones de veces, pero siempre encuentran el camino de vuelta!

210. Pablito, uno de los peores alumnos de la clase de matemáticas, presenta sus problemas perfectamente resueltos, y el profesor, sorprendido, le pregunta: -¿Le pediste a tu hermano que te ayudara a hacer los problemas? -No profesor. -Dime la verdad, ¿seguro que no te ayudó a resolverlos? -No, los resolvió él solo

211. Por un tremendo huracán, la familia manda a su hijo a casa de una tía. Pocos días después la familia recibe un telegrama: “Te devuelvo a tu hijo. Prefiero que me mandes el huracán.”

212. El padre mira la factura del colegio y dice a su hijo: -Nunca pensé que tus estudios fueran tan caros. -Y eso que soy de los que menos estudian.

213. Una muchacha muy escotada y ligera de ropa va al médico: -Doctor, me he resfriado. ¿Qué debo hacer? -Métase en la cama, pero primero vístase.

214. ¿Cuántos años tienes? -Los mismos que mi madre. -¡No es posible! -Sí lo es, yo empecé a ser su hijo al mismo tiempo que ella empezó a ser mi madre.

215. La madre manda a su hijo a la tienda a por medio kilo de galletas. Muy enfadada vuelve y dice: -Yo quería medio kilo de galletas, no un cuarto. -¿Cómo sabe usted el peso? -Porque las pesé en casa. ¿Y pesó usted a su hijo?

216. Hablando entre sociólogos: -Yo afirmo que todos los niños son inteligentes. -Entonces, ¿por qué los adultos son tan tontos? -Debe ser el resultado de la educación.

217. ¿Y tú que vas a ser de mayor? -¿Yo? Carpintero -¿Por qué? -Porque siempre estoy en la cola

218. Un amigo le dice a otro: -Ayer casi vi a tu padre. Pero bueno, ¿O le viste o no le viste? ¿Tu padre tiene un sombrero con el numero 4 ? -Sí. -Pues vi a uno con el numero 5

219. Mario era un niño que se fue a la escuela y esta vez lo amargaron. Le llamaban ¡huérfano!. Llegó a casa y llamó por sus padres. ¡Mamá, en la escuela me llaman huérfano! ¿Mamá? ¡Mamaaaaa! ¡Papaaaaa!

220. Estaba una pareja haciendo el amor entre unos arbustos, y en esto que ella abre los ojos y ve a un niño mirándolos… -¡Antonio! ¡Un niño! Y Antonio todo excitado le dice: -¡Es igual Maria! que sea lo que Dios quiera, niño o niña!

221. Dos niños: -¿Sabes cómo se llama el papa del príncipe azul? -No, ¿cómo? -¡Blu ray!

222. Era un niño llorando al que se le acerca un hombre y le pregunta : – ¿Por qué lloras niño? : Porque se cayó esa señora gorda – Ah vaya, ¿y te duele lo que le pasó verdad? – No tanto, ¡es que se me cayó justo encima!

223. Estaba la madre y la hija juntas cuando de repente le pregunta: -Mamá, mamá, me gustaría saber que piensas por tener una hija tan hermosa -No tengo ni idea, pero seguro que la abuela lo sabe.

224. La profesora que le riñe a Pepito porque no paraba de hablar en el aula: – Cómo no te calles Pepito, tendré que llamar a tu madre. – Como vea profe, pero le advierto que ella cuando se pone es mucho peor que yo.

225. Había una vez una lechuga, un tomate, un pepino y un huevo pequeñitos. -Yo de mayor seré un lechugón -Y yo un tomatón -Yo un pepinón -Yo un huevón dijo el huevo llorando.

226. La primera vez que mi madre me bañó de pequeño sentí pánico. – ¿Y en la segunda que pasó? – Pues no sé, no sé que me pasará.

227. Dos niños en el cole: ¿Sabes por qué se quitó la vida el libro de matemáticas? -¡No! -Pues porque tenía muchos problemas amigo…

228. El niño le pregunta a la mamá: -mamá mamá, ¿los pedos pesan? -No papito, ¿porque?. -Haaaayyyy entonces me cagué.

229. Había una vez una niña que se llama Victoria. Se fue Victoria y se acabo la historia.

230. Llega un padre cansado del trabajo a su casa y pregunta: -Hijo, ¿Con que juegas? -Con lo que me sale de los huevos. El padre le da un bofetón y el niño corre a decirle a su madre: -Mamá, ya no quiero mas kinders.

231. ¡Mamá mamá, en el colegio me dicen distraído! -Lo siento niño pero… ¡tu casa esta por allá!

232. Entra la mamá en el cuarto y ve a su hijo hablando con un zapato: -Hijo, ¿qué haces hablando con un zapato? -Es que en aquí pone converse!

233. Dos amigas le dice una a otra: -Hay mi amiga…necesito a Google en mi cabeza… Y un antivirus en mi corazón!! Y dice un niño que pasaba por allí: -Y Photoshop para la cara!!

234. ¡Mamá! ¡Quiero una muñeca de trapo! -Así me gusta hijita, que seas ahorradora… -¿Ahorradora? … ¿perdona? ¡mi Barbie y mi Ken necesitan sirvienta!

235. Una hija le dice a su mamá: -¿Por qué a mi prima le llaman Rosalinda? -Es que a tu tía le gustan mucho las rosas… -Y a ti mamá, ¿qué te gusta? -Ya cállate mejor Vergonia…

236. Llega un niño de la tienda de caramelos y le dice la madre: -¿Por qué compraste una bolsa de caramelos? -¡Es que no me diste dinero para comprar más!

237. Dos niños en clase: -¿Sabes que hace una avispa en un gimnasio? -¿Picar? -¡No! ¡Zumba!

238. ¿Mamá puedo llevar esta falda? -Ya sabes que no… -¡Porfa! -No insistas, no te queda bien… -¡Pero a mi me gusta! ¿Por qué no puedo? -¡Porque se te ven los huevos Manolo!

239. Le dice un niño a la madre: En el colegio me dicen que tengo mucho pelo, ¿es cierto? -¡Oh que peluche más bonito! -Mamá!!!!! -¡Anda y dice mamá! ¡Me lo quedo!

240. Va una madre a la comisaría: -Ayúdenme por favor, mi hija pequeña se ha perdido… -¿Cómo se llama? -Esperanza… -¡Entonces no! La esperanza es lo último que se pierde!

241. Esto era un niño tan fanático, pero tán fanático por su Play Station, que cuando su abuelo se murió, en el velatorio en vez de descansa en paz le dijo Game Over!

242. Dos niños en el patio, le pide el teléfono móvil uno al otro y le dice: -¿Cuál es tu patrón? -Yo no trabajo

243. Dos niños hablando: -¿Sabes como se llama el campeón de submarinismo chino? -No, ¿cómo? -Tokofondo, ¿y el subcampeón? Kasitoko

244. Dice un niño todo triste a la profesora: -Maestra, dos amigas se han peleado por mi en el patio… -Bueno, eso no es malo del todo, será que les gustas mucho… -¡Ya lo sé! ¡Pero ganó la fea!

245. Un niño va a una cafetería: -¿Tienes café frio? -No, lo siento no vendemos… Al día siguiente vuele el niño: -¿Tienes café frio? -No, ya te dije ayer que no tenemos… El niño, vuelve otra vez al día siguiente: -¿Tienes café frio? -Mira… no te lo vuelvo a decir, no vuelvas por aquí! Otra vez al día siguiente: -¿Tienes café frio? -Otra vez tu, por pesado, aquí tienes! -Ah ¡muchas gracias! ¿me lo calientas?

246. Una mujer muy obesa en un salón de claustrofobias se pone nerviosa y grita: -¡Se están cerrando las paredes, socorro! Y le contesta un niño que estaba a su lado: -No mija, no se están cerrando, lo que pasa es que tienes que adelgazar algo…

247. ¿Qué le dice un pan a otro pan? Te presente unA MIGA

También te puede interesar Chistes de monjas

Pin It on Pinterest